"Donde no hay visión, el pueblo perece."

Proverbios 29:18 dice: "Donde no hay visión, el pueblo perece." Una iglesia cuyo liderazgo no ha explicado o establecido una visión que diga: "Esto es lo que somos, esto es a donde vamos, y esto es cómo vamos a llegar", no es saludable en su más elevada forma. ¿Cómo puede existir o funcionar verdaderamente una iglesia o una organización sin visión? Jesús fue el máximo impulsador de visión. Él manifestó Su visión, no sólo lo que la iglesia debía parecer; pero, definitivamente, cuál sería el rol de la iglesia y su propósito. Cuando un Líder no Ora y pide la dirección a Dios difícilmente prospere por no tener ninguna misión y visión, aunque use correctamente las Escritura; pero su gente perecerá. Si usted no sabe cuál es la misión y la visión de su iglesia, es probable que usted está en una iglesia no-saludable. Además, si su iglesia tiene una declaración de misión y visión, pero no ve la misión y la visión siendo ejecutada dentro de la configuración de la iglesia y su estructura organizativa, los programas y/o ministerios que se ofrecen, usted probablemente está en una iglesia no-saludable. 2 . El liderazgo nunca puede ser desafiado. Si usted es parte de una iglesia en la que el liderazgo no puede ser cuestionado o desafiado, ¡huya! Recuerde, los líderes de la iglesia están ahí para supervisar y para dirigir la iglesia en la dirección en la que Dios la está guiando. Los líderes de la Iglesia no son y no deben ser dictadores. Lo que quiero decir es esto: los miembros no deben temer hacer una pregunta sobre un idea propuesta o sobre la dirección que el liderazgo da a la iglesia. Dicho lo anterior, también debe haber un nivel de respeto dado al preguntarle al liderazgo de la iglesia. La clave es estar preocupado, no ser confrontativo. En última instancia, usted debería ser capaz de hacer preguntas con respecto a asuntos de adónde se dirige su iglesia, sin sentir miedo del liderazgo de la iglesia. "No hay una iglesia perfecta, pero sí hay iglesias saludables y no saludables." 3 . Usted está cómodo, pero nunca es condenado. Si usted asiste a una iglesia en la que: a) nunca ha sido condenado b ) nunca se ha sentido ofendido por su pecado, cuando se predica o se enseña el Evangelio. ¡Sálgase de ahí! Es muy peligroso cuando la predicación en la Iglesia y cuando el equipo de maestros operan en lo que yo llamo la "Teología”. Lo que quiero decir con esto es, que todos los sermones y mensajes que provienen del equipo de predicación y enseñanza son siempre "feliz-feliz, alegría-alegría", pero nunca tocan o llegan al corazón, con mensajes convincentes que desafíen a las personas a crecer o a madurar. La iglesia no debe estar diseñada para hacer que la gente simplemente se sienta cálida, pero confusa en su interior; sino que la iglesia debe estar allí para traer convicción a través de la Palabra de Dios, para traer corrección en la vida de las personas. Además, si su iglesia no es equilibrada en su enseñanza, su caminar con Dios se volverá raquítico, débil, y usted no crecerá. Si alguna vez has tenido que ir a un hospital para sanarte, entonces tú sabes que la mayoría de las veces un proceso de curación requiere una dosis de dolor, siempre habrá algo de dolor... Es lo mismo con la iglesia, tu proceso de sanidad no será alegre todo el tiempo. Habrá y debe haber momentos en que seas quebrantado, condenado y ofendido por tu pecado. "La verdadera iglesia se lleva a cabo por medio del servicio activo, por lo general, fuera de las cuatro paredes de un edificio." 4 . La congregación se contenta con ser "calentadores de bancas". Por lo general puedo decir cuando la cultura de una iglesia no es-saludable, si sus asistentes se contentan con ser "calentadores de bancas". ¿Qué son las calienta-bancas? Calienta-bancas son personas que no se involucran en su iglesia, sino que sólo asisten a la iglesia los domingos, y ellas están contentas con ello. Cuando una iglesia es saludable, las personas están entusiasmadas con ofrecer sus dones para la edificación de su iglesia local y el Cuerpo de Cristo en su conjunto. Sin embargo, si la única vez que una iglesia ve un aumento en el voluntariado o servicio es cuando el pastor pone un enorme sentimiento de culpa en su congregación, algo está mal. Cuando el entorno de la iglesia es saludable, usted nunca tiene que infligir culpa a la gente con el fin de involucrarlos. Ellos tienen un corazón para servir, no por culpa, sino porque lo desean. 5 . El avance evangelístico nunca es planeado ni predicado. Una iglesia que no planea ni siquiera predica sobre la necesidad de compartir el Evangelio, seguro que es poco saludable. Cuando una iglesia no siente ninguna necesidad o deseo no sólo de predicar o de ayudar a aquellos fuera de las cuatro paredes, y nunca hace nada en la comunidad que la rodea, eso lo dice todo. La predicación del Evangelio (o avance evangelístico) estuvo y está en el corazón de Jesús. La adoración de los domingos no es la iglesia, eso es simplemente una reunión. ¡El trabajo que se realiza en la comunidad para mostrar el amor de Dios esa es la iglesia! Una cosa es hablar SOBRE la iglesia, pero otra cosa es SER la iglesia. Si en la iglesia a la que usted asiste nunca se predica o planea la predicación del Evangelio (en palabra y obra) en su comunidad, su país o en el mundo, sin duda alguna usted es parte de una iglesia no-saludable. La verdadera iglesia se lleva a cabo por medio del servicio activo, por lo general, fuera de las cuatro paredes de un edificio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Radio Redentor Argentina